La antiutopía del futuro

La situación general para la gente de la ciudad y el país es muy distinta. Una forma de vida que es un sueño para muchos porque el sistema político-económico se los impide continuamente.
Después de algunos lustros de trabajo y estudio, puedo decir que he alcanzado un nivel de vida aceptable en la Ciudad de México.
Después de algunos lustros de trabajo y estudio, puedo decir que he alcanzado un nivel de vida aceptable en la Ciudad de México. (Jonathan Rosas)

Ciudad de México

Pareciera que nos han robado el futuro. No logramos ver señales de cambio que nos den esperanza. Y no sólo se trata de transformaciones que puedan cambiar los grandes problemas de la nación, sino también para enfrentarnos a desafíos más grandes en un mundo cada día más convulso, fruto de enfrentamientos entre potencias mundiales y del reordenamiento de la economía y el poder mundial. El ascenso de Trump y la economía China lo han demostrado así. O bien, enfrentarnos ante el ya inevitable cambio climático que impactará fuertemente al país y que se ensañará con los más pobres; e incluso ante cambios tecnológicos como la creciente robotización, la inteligencia artificial o la biotecnología aplicada al mismo ser humano que amenazan con aumentar la desigualdad como nunca se ha visto antes al ser dominada por una oligarquía cada vez más separada del resto.

Lee el texto completo aquí.