Sanders presenta plan de salud

Esta propuesta de seguro universal recibe apoyo de los demócratas, que se perfilan como rivales de Trump en 2020.
El ex adversario de Hillary explica el programa médico.
El ex adversario de Hillary explica el programa médico. (Yuri Gripas/Reuters)

Washington D.C

Universalizar la cobertura de salud pública en Estados Unidos, una propuesta que presentó ayer el senador progresista Bernie Sanders, cobra fuerza en el Partido Demócrata, en especial entre los posibles futuros candidatos a la Casa Blanca.

Sanders, rival de Hillary Clinton en las primarias presidenciales demócratas de 2016, hizo de este tema la bandera de su proyecto de “revolución”. La ex primera dama, sin embargo, lo consideró poco realista y prefirió promover una reforma gradual del sistema actual, que combina responsabilidades privadas y públicas.

Pero un año después, ante el cuestionamiento del Obamacare, la emblemática reforma del seguro de salud aprobada en 2010, el utópico plan de Sanders seduce a la nueva guardia demócrata: Kamala Harris, Cory Booker, Kirsten Gillibrand.

A ellos se le suma Elizabeth Warren, senadora de Massachusetts, famosa por sus posturas de izquierda. Los cuatro, y el propio Sanders, son vistos como potenciales contendientes en la carrera contra el presidente republicano Donald Trump dentro de tres años.

El proyecto de ley de Sanders, un “socialista” independiente vinculado a los demócratas, no tiene ninguna posibilidad de ser aprobado, o incluso debatido, en un Congreso controlado por los republicanos. Pero los demócratas están preparando el terreno ideológico con la campaña de 2020 en el horizonte.

Al menos 16 de los 48 senadores demócratas respaldan la iniciativa, considerada tan radical durante los debates por el Obamacare en 2009, que fue rápidamente marginada por la entonces mayoría demócrata.

“Hoy comenzamos la larga y difícil lucha para acabar con la vergüenza internacional de que Estados Unidos sea el único país importante de la tierra que no garantice el cuidado de la salud a toda su gente”, dijo Sanders al presentar ayer la iniciativa legal.

En EU la gente cuenta con un seguro médico privado, a menudo pagado por sus empleadores, o por el Estado federal para los de menores recursos (programa Medicaid) o para los mayores de 65 años (Medicare).

Es precisamente Medicare, el que Sanders propone extender a toda la población.

El primer año entrarían en el programa los mayores de 55 años y los menores de 18 años, y en los siguientes cuatro años iría incluyendo otros grupos de edad hasta que todos los estadunidenses recibiesen una “tarjeta de sanidad universal”, según el plan de Sanders.

Esta propuesta ofrecería cobertura total: desde los costos de los servicios hospitalarios, hasta las medicinas, maternidad salud mental, dental y oftalmológica.

La Ley de Atención Sanitaria Asequible (Affordable Care Act, ACA), impulsada por el ex presidente Barack Obama y conocida como Obamacare, no cuestionó la arquitectura del sistema, sino que aumentó la ayuda estatal y reforzó las protecciones, reduciendo gradualmente el número de estadunidenses sin seguro a 10% de los menores de 65 años.

La mayoría republicana trató este año de revocar el Obamacare, pero fracasó por divisiones internas, desatando la ira de Trump.

El plan de Sanders, que durante la campaña electoral situó en un costo de 1.4 billones de dólares, se sufragaría con aumentos de impuestos a todos los estadunidense, aunque con especial incidencia en las rentas más altas.