Estado fallido

Sufren los productores

¿Quieren una prueba contundente de que las cosas están cambiando para bien en la televisión? Los productores están sufriendo para armar sus elencos. ¿Por qué es esta una buena noticia? Pues porque quiere decir que con todas las nuevas plataformas, libre tránsito entre las televisoras y cada vez más opciones cinematográficas y teatrales, cuando un actor es bueno, lo más seguro es que esté trabajando.

Hay excepciones, por supuesto, pero yo nunca había oído a tantas personas encargadas de montajes y repartos lamentarse tanto, porque el elenco que querían no solo no está en la posición de exigir más dinero, en muchas ocasiones simplemente no tienen el tiempo de hacer un proyecto más. Muy diferente a los tiempos de antesala infernal afuera de la oficina de los más poderosos.

También es muy diferente a los tiempos en los que si hacías tele eras un apestado para el cine, y en el teatro solo acababan o los muy experimentales o los muy especializados en ciertos géneros.

Por eso en particular me emocionó muchísimo el regreso de Paramédicos al Canal Once. Porque vaya que Lemon Films ha estado dándole a esto desde antes que siquiera se vislumbrara el cambio que vendría en el panorama televisivo, y francamente el Canal del Politécnico parecía haber perdido todo lo que había ganado en pasadas administraciones en términos creativos y proyectos originales.

Hoy eso no podría estar más lejos de la verdad con otras cosas que se están haciendo ahí, pero la calidad del elenco que lograron reunir de nuevo los hermanos Rovzar en esta tan esperada temporada perfectamente podría haberse ido a cualquier plataforma. Sin embargo, le estarán dando con todo y a la vez apoyando una de las pocas buenas causas incontrovertibles de México: el trabajo de estas personas que salvan vidas con la Cruz Roja y que en muchas ocasiones lo hacen como voluntarios.

Así que mi optimismo crece, al menos en el panorama televisivo. Los logros no tienen nada que ver con los presupuestos electorales que cada sexenio inundan a los medios de comunicación. Tienen que ver con lo que antes nunca tuvimos: verdadera competencia. Y también, hay que decirlo también tiene que ver con que en nuestro país tenemos extraordinarios y muy idealistas actores y actrices que se van por el mejor proyecto, no necesariamente por seguir la fama o el dinero.

Claro, la ilusión de ser protagonista de telenovela y solo verte muy bonita sigue presente y no va a desaparecer. Pero para las nuevas generaciones ese deseo ha sido más que desbancado por el deseo de ser youtuber. Mientras tanto, grandes histriones pueden pasar de Netflix, a Imagen, a Televisa y de ahí a Amazon y no hay sombras amenazando a nadie con el veto. Esta, señores, es la oportunidad que viene de la crisis que, sin duda, muchos aún están sufriendo.

 ¿En serio?

¿A Prince le han salidos más herederos sorpresa que a Juan Gabriel?

Twitter: @SusanaMoscatel