Zama, el ‘enorme’ pozo que da brillo a México

El consorcio operador asegura que es el quinto mayor descubrimiento a escala global en el último lustro.

Ciudad de México y Londres

Un consorcio internacional encontró petróleo en México en lo que se dice es el quinto mayor descubrimiento en cualquier parte del mundo en los últimos cinco años, tras una histórica reforma que abrió el sector de energía del país después de ocho décadas de control estatal.

La estadunidense Talos Energy, la mexicana Sierra Oil & Gas y Premier Oil, de Reino Unido, anunciaron el “histórico e importante” descubrimiento en aguas someras del Golfo de México casi dos años después de que tomaron los dos únicos bloques que se adjudicaron en la histórica primera licitación del país en julio de 2015.

Sierra es propietaria de 40 por ciento del bloque, Talos posee 35 por ciento y Premier tiene 25 por ciento. Las acciones de Premier, que describió el descubrimiento como “un acontecimiento extremadamente importante”, subieron más de 25 por ciento para llegar a 58 peniques cuando las acciones comenzaron a operar en Londres la mañana del miércoles.

“Lo que lo hace realmente único es que en verdad es un proyecto de exploración”, dijo a Financial Times Tim Duncan, presidente y director ejecutivo de Talos, el operador del bloque.

Fue lo que en términos de la industria se llama un pozo wild cat (gato salvaje) o exploratorio, en un área que nunca antes se había explorado. El pozo perforado más cercano está a 20 kilómetros de distancia y se secó.

La italiana ENI anunció un “importante” descubrimiento en aguas someras en marzo, pero en un área que Pemex, la petrolera estatal de México, había explorado antes.

El pozo Zama, a unos 60 kilómetros de la costa del estado de Tabasco, en el sureste del país, contiene lo que se estima entre mil 400 millones y 2 mil millones de barriles de petróleo ligero, y posiblemente se extiende a un bloque vecino. “Es enorme”, dijo Iván Sandrea, director ejecutivo de Sierra. “Su tamaño es del doble de lo que esperábamos”.

Pablo Medina, analista del sector petrolero de Wood MacKenzie, dijo que el hallazgo es uno de los “20 campos más grandes en aguas someras que se descubren a escala mundial en los últimos 20 años”.

Stephane Foucaud, analista de GMP FirstEnergy, dijo que el tamaño del descubrimiento está muy por encima de las estimaciones y que hay varias “señales muy alentadoras”, incluido que es petróleo ligero y que el yacimiento es de buena calidad.

Se considera preferible al petróleo ligero en comparación con el pesado más denso, ya que es más fácil de procesar. Sin embargo, Foucaud agregó: “No hay duda de que uno tiene que ser cauteloso hasta que se pruebe el pozo”.

El anuncio se produjo cuando México se preparaba para la licitación de 24 bloques en tierra del miércoles. Diez de los 15 bloques de aguas someras en oferta se adjudicaron hace un mes, y ocho de 10 bloques en aguas profundas del Golfo, que se considera la joya de la corona de los prospectos petroleros de México, se adjudicaron en diciembre pasado.

México ya atrajo casi 50 mil millones de dólares de inversión en el sector clave desde su primera licitación. Entre los nuevos participantes se encuentran ExxonMobil, Total, Chevron, Shell y Cnooc, de China, que proporcionan el dinero tan necesario y la experiencia especializada a un sector en el que Pemex regresó a los números negros después de un doloroso programa de austeridad, pero donde se espera que la producción este año alcance el nivel más bajo en cuatro décadas.

Duncan dijo que el pozo se va a evaluar 2018 y se van a analizar los números de inversión en 2019, y la producción posiblemente comience entre tres y cinco años después de eso.

El tamaño de Zama es el doble de Trion, un campo en aguas profundas en el norte del Golfo en el que BHP Billiton se asoció con Pemex para desarrollar, en la primera empresa conjunta en los 79 años de historia de la compañía mexicana.

Se estima que la inversión en Trion sea de más de 11 mil millones de dólares, y que el costo de Zama sea “una fracción” de eso gracias al acceso más fácil que hay en las aguas someras. “Es una situación de ganar-ganar tener algo tan grande”, dijo Duncan.

Una vez que el bloque entre en producción, el gobierno tomará una participación de 68.99 por ciento de las utilidades de cada barril producido. Para Talos, cuyos descubrimientos en Estados Unidos suelen ser más pequeños debido a que el lado estadunidense del Golfo es más maduro y exhaustivamente explorado, “tener algo como Zama, que tiene décadas frente a nosotros, nos da una agradable diversidad”, agregó Duncan.

La llegada de nuevas compañías al sector petrolero de México “crea una sensación de urgencia que era muy necesaria”, dijo. “Un gran descubrimiento eleva el perfil de México para todo el mundo. Si tenemos éxito, otros operadores van a sentir que pueden tener éxito”.