La musculatura nuclear

Los malos cálculos pueden llevar a una guerra con Corea del Norte.
“La rápida sucesión de provocaciones nucleares hace que sea mucho más probable que los estadounidenses lleguen a la conclusión de que Kim es  un actor irracional, el denominado ‘loco con armas nucleares’”.
“La rápida sucesión de provocaciones nucleares hace que sea mucho más probable que los estadounidenses lleguen a la conclusión de que Kim es un actor irracional, el denominado ‘loco con armas nucleares’”. (Shutterstock)

Las grandes guerras del siglo XX a menudo fueron precedidas por un catastrófico error de cálculo. Los alemanes no lograron anticipar que Gran Bretaña lucharía por Bélgica en 1914. Stalin no anticipó la invasión de Hitler a Rusia. Japón y Estados Unidos (EU), en varias ocasiones, malinterpretaron los motivos y las reacciones del otro en el periodo previo a Pearl Harbor. En 1950, EU no anticipó que China iba a entrar en una guerra con Corea.

Una amenaza similar se cierne en la actualidad sobre la península coreana. Ambos líderes clave, Kim Jong Un, de Corea del Norte, y Donald Trump, de EU, son impredecibles.

El peligro de que cometan un error de cálculo en las reacciones del otro, y pueda acabar en consecuencias catastróficas, es real.

La opinión general es que la búsqueda de Kim por armamento nuclear avanzado se motiva por la búsqueda de seguridad. El líder de Corea del Norte ya vio lo que le ocurrió a otros dictadores que no lograron adquirir estas armas —Sadam Hussein de Irak y Muammar Gaddafi de Libia— y llegó a la conclusión de que solo las armas nucleares garantizan su supervivencia.

Recientemente, Corea del Norte realizó su prueba nuclear más grande en la historia. Lanzó un misil balístico sobre Japón. Es posible que estas acciones sean pasos en el camino por lograr la disuasión: un misil nuclear que podría alcanzar a EU, pero la rápida sucesión de provocaciones nucleares también hace que sea mucho más probable que los estadounidenses lleguen a la conclusión de que Kim en realidad es un actor irracional, el denominado “loco con armas nucleares”. Eso, a su vez, hace que sea más fácil argumentar en el interior de la Casa Blanca a favor de un ataque preventivo.

El riesgo de que Kim haga un mal cálculo, al provocar un ataque estadounidense, aumentó por la imprevisibilidad de EU, que está listo para lanzar un ataque militar preventivo.

TE RECOMENDAMOS: Si se aprueban sanciones, EU pagará un "alto precio": Norcorea

Steve Bannon, el exjefe de estrategas del presidente, declaró que EU no puede atacar a Corea del Norte debido al riesgo de una enorme represalia en contra de Corea del Sur, donde podría matar a millones de personas.

La reacción de Trump al ensayo nuclear más poderoso y reciente de Corea del Norte aumentó una peligrosa confusión. En lugar de destacar la unidad estadounidene con Corea del Sur, el presidente decidió criticar a Seúl por el “apaciguamiento” de Pyongyang. Esto, junto con la noticia de que Trump considera descartar el Acuerdo de Libre Comercio de EU con Corea del Sur, podría alentar a Corea del Norte a creer que las provocaciones nucleares están funcionado.

El presidente también dañó la credibilidad de EU, en un momento crucial, al tuitear que EU considera “detener todo el comercio con cualquier país que haga negocios con Corea del Norte”. Al leerlo de forma literal, esto implicaría terminar el comercio entre EU y China, las dos economías más grandes del mundo: una medida que haría que la economía mundial entrara en caos.

Las señales confusas de la Casa Blanca aumentan los peligros de un error de cálculo, no solo de Pyongyang, sino de Seúl, Beijing y Tokio. Con el aumento de la amenaza de Corea del Norte, la reacción normal de Corea del Sur sería actuar en unísono con su protector estadounidense. Pero si el gobierno de Moon Jae-in llega a la conclusión de que el mayor peligro no es que Corea del Norte ataque, sino que Trump realice un ataque preventivo, entonces cambian los incentivos del sur. En ese momento, podría ser una actitud racional romper públicamente con Washington.

TE RECOMENDAMOS: EU pide a ONU embargo petrolero para Norcorea

El gobierno chino se enfrenta a una serie de cálculos también complejos. Trump trató en varias ocasiones de convencer a Beijing de aplicar una mayor presión económica sobre Corea del Norte; amenazó con que EU llevaría a cabo una acción militar unilateral si China no logra poner a Kim en línea.

China buscó tranquilizar a Trump al endurecer las sanciones sobre Pyongyang. Pero los chinos también tienen que considerar cómo puede reaccionar si arrinconan a Kim. Sin duda, en primer lugar va a aumentar el riesgo de que el líder de Corea del Norte utilice armamento nuclear si se enfrenta a la posibilidad de la caída de su propio régimen, y a su muerte segura.

Estos riesgos serían difíciles de manejar incluso si en el poder estuvieran líderes racionales y experimentados. Pero las personas que toman las decisiones clave en este momento son un empresario de 71 años con un temperamento explosivo y sin experiencia relevante, y un dictador de 33 años, rodeado de asustados aduladores.