Trump es un “pasivo”

Los despidos en el gabinete del presidente estadounidense y la reciente disolución de los consejos empresariales han generado un ambiente de incertidumbre.
Señales negativas. Trump dejó de ser un signo positivo para los mercados.
Señales negativas. Trump dejó de ser un signo positivo para los mercados. (Reuters)

A medida que se intensifica el desacuerdo político en Washington, también lo hacen los temores de los inversionistas sobre los mercados capitales de alta valoración, así como de los bonos corporativos.

Las esperanzas de que un Congreso bajo el control republicano pudiera lograr recortes fiscales, aprobar gasto en infraestructura y desregulaciones, se desvanecen desde que Donald Trump entró a la Oficina Oval en enero. 

El mercado de divisas ya dio su veredicto. Tras dar un gran salto, después de las elecciones, el dólar estadounidense ha tenido una fuerte caída este año. Mientras tanto, una tendencia alcista de las pequeñas empresas nacionales que se centran en Estados Unidos (EU) y se consideran como los mayores beneficiarios de los recortes de impuestos y de una economía más fuerte, fracasó. 

40 puntos base subieron los bonos de mayor riesgo en un mes.

Ahora, las nuevas señales de la división en la presidencia preocupan a los inversionistas, que ya estaban nerviosos debido a las advertencias sobre que Wall Street se encuentra en un momento crucial de su primera gran corrección desde principios de 2016.

Es evidente que el banco central se dio cuenta del alto nivel de precios de los activos, que en el caso del S&P 500, son liderados por los sectores de tecnología y salud y también hicieron que el Nasdaq subiera más de 15% este año. Las minutas de la reunión de julio de la Reserva Federal de EU señalaron que las “vulnerabilidades relacionadas con las presiones de la valoración de activos subieron de notable a elevada”. 

TE RECOMENDAMOS: Banqueros "desechan" los títulos de sus instituciones

Para James Norman, presidente de QS Investors, Trump cerró por completo el círculo en el que se consideraba una figura positiva para los mercados y se convirtió en un pasivo. 

“Hay una serie de cosas que surgen en donde necesitamos liderazgo, el techo de deuda es un ejemplo perfecto”, dice Norman, refiriéndose a la necesidad de que el Congreso aumente la capacidad de endeudamiento del Tesoro en los próximos meses, y de esta manera evitar un posible incumplimiento de pagos. 

Las duras palabras de los miembros del partido de Trump se agravaron con la salida, muy anunciada, de los directores ejecutivos de sus consejos empresariales y su posterior disolución. Recientemente, Steve Bannon, periodista y publicista, así como el jefe de la estrategia nacionalista de Trump, fue despedido.


Para algunos inversionistas su salida es el ejemplo más reciente del caos que impera en la Casa Blanca, donde un puñado de puestos de alto perfil cambiaron en el último mes. 

“Hay una línea entre el riesgo político y económico”, dice Terry Simpson, estratega de activos múltiples de BlackRock. “La semana pasada demostró que es difícil separar ese riesgo. El mensaje que dio Trump sobre cuestiones sociales no va en línea con lo que muchos republicanos creen. Eso podría obstaculizar la aprobación de algunas políticas a favor de las empresas y eso podría resultar en que se paralice la recuperación”.


La paciencia se acaba

Las grietas se muestran también en el mercado del crédito. Los precios de los bonos basura cayeron en medio de las disputas políticas y una serie de nuevas ventas de compañías. Las primas que exigen los inversionistas para mantener los bonos de mayor riesgo aumentaron 40 puntos base desde que comenzó el mes, de acuerdo con los índices Bloomberg Barclays

TE RECOMENDAMOS: Bannon será una voz dura contra las 'fake news': Trump

A pesar del reciente crescendo de desacuerdos políticos, algunos inversionistas todavía mantienen la fe de que el Congreso se va a esforzar para hacer avanzar la reforma fiscal. Las elecciones de mitad de mandato para el Congreso se realizarán en 2018, algo que podría pesar cada vez más sobre los demócratas y republicanos si no logran hacer algo. 

James Sarni, director general de Payden & Rygel, dice que, incluso, la campaña antes de las elecciones en EU podría comenzar a mover los mercados bursátiles. 

“Tiene claras implicaciones para algunos que se discutan estos temas: reforma fiscal, reforma regulatoria, gasto en infraestructura”, dice. “Vamos a llegar a un punto en el que  habrá un cambio de juego y uno de los posibles asuntos que cambian los juegos son las elecciones de mitad de mandato”.

Con información adicional de Robin Wigglesworth.