Bitcoin: manía especulativa

El Banco de Pagos Internacionales, al mando de Agustín Carstens, advierte que la moneda virtual es una amenaza para la estabilidad financiera mundial.
El banquero manda su primera alerta a los bancos centrales desde que se hizo cargo del BIS en diciembre del año pasado.
El banquero manda su primera alerta a los bancos centrales desde que se hizo cargo del BIS en diciembre del año pasado. (Reuters)

Los bancos centrales deben frenar al bitcoin y evitar que esas criptomonedas “se aprovechen” de las instituciones principales y convertirse en una “amenaza para la estabilidad financiera”, advirtió Agustín Carstens, gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés).Conocido como el banco central de los bancos centrales, porque es donde tienen sus cuentas, el ejecutivo denunció al bitcoin como “una combinación de una burbuja, un esquema Ponzi y un desastre ambiental”.

Sus comentarios surgen cuando las crecientes señales de una reacción en contra de las criptomonedas, por parte de las principales instituciones financieras, contribuyeron a otra marcada caída en el precio del bitcoin, que significa que perdió casi dos tercios de su valor de mercado en un mes.

 “A la fecha, muchos juzgan que, dado el pequeño tamaño y limitada interconexión de las criptomonedas, las preocupaciones sobre ellas no alcanzan un nivel sistémico”, dijo Carstens en un discurso en la Universidad Goethe en Alemania. “Pero si las autoridades no actúan de forma preventiva, las criptomonedas podrían llegar a tener más interconexión con el sistema financiero y convertirse en una amenaza para la estabilidad financiera”.

“La fascinación por estas criptomonedas tiene más que ver con una manía especulativa que con algún uso como forma de pago electrónico, excepto para actividades ilegales”, advirtió Carstens. Las criptomonedas explotaron en número y valor durante 2017, alcanzando una capitalización combinada de mercado de 830,000 millones de dólares (mdd) a principios de enero antes de que una ola de ventas masivas del mercado eliminara casi 70% de ese valor.

Pero la mayoría de los bancos se niegan a tocar las criptomonedas ya que plantean preocupaciones contra el lavado de dinero debido a su anonimato. Los bancos británicos, por ejemplo, incluso se negaron a dar hipotecas a personas que financian sus depósitos mediante la venta de criptomonedas, lo que significa que su dinero no se puede rastrear. Muchos bancos de Estados Unidos (EU) y del Reino Unido también bloquearon a los clientes la compra de criptomonedas utilizando tarjetas de crédito.

3, 400 mdd recaudaron las startups basadas en blockchain en 2017.

Pero ya hay señales de que la clase de activo cripto se permea a Wall Street, como la creación, en diciembre pasado, de contratos de futuros de Bitcoin por parte de dos grandes mercados bursátiles en EU: CME y Cboe. Goldman Sachs y Morgan Stanley autorizaron estos contratos para los clientes mientras evitan operarlos directamente o tenerlos bajo su custodia para los clientes.

Mientras tanto, el interés de los inversionistas en las criptomonedas va en aumento y las ofertas iniciales de moneda que financian las startups basadas en blockchain el año pasado recaudaron más de 3,400 mdd en un mercado casi sin regulación. Carstens, exgobernador del banco central de México, reconoció que muchos de los principales bancos centrales del mundo examinaron muy de cerca el potencial de transformar sus propias operaciones utilizando blockchain, o la tecnología de libro contable distribuido (DLT, por sus siglas en inglés) que sostiene a las criptomonedas.

Pero dijo: “En la práctica, los experimentos de los bancos centrales muestran que los sistemas basados en DLT son muy costosos para manejar y son más lentos y mucho menos eficientes para operar que los sistemas convencionales de pagos y liquidaciones”.

TE RECOMENDAMOS: Bancos centrales deben actuar contra el bitcoin: Carstens

Sus comentarios surgieron un día después de que Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE) advirtió que las criptomonedas son “activos de mucho riesgo” y dijo que la división de supervisión bancaria del BCE trabaja para “identificar los posibles riesgos que estos activos digitales pueden representar para las instituciones supervisadas”.

También Carstens dijo que “las autoridades están cada vez más cerca de tomar medidas para contener los riesgos relacionados con las criptomonedas”, y señaló que es “alarmante que algunos bancos anunciaron ‘cajeros automáticos bitcoin’ donde puedes comprar o vender bitcoins”. “Si el único ‘caso de negocios’ es su uso para transacciones ilícitas o ilegales, los bancos centrales no pueden permitir que ese tipo de fichas dependan en gran parte de la infraestructura institucional que atiende al sistema financiero general y se aproveche de la confianza que brinda”, agregó.