Liberan caminos de la región mixe, tras sismo

Los pueblos estuvieron incomunicados por los deslaves de cerros, que causaron que se cerrara la circulación en la carretera federal Mitla/ Tehuantepec y la autopista 179.
Maquinaria pesada iniciaron los trabajos para desalojar los caminos de la región mixe que quedaron bajo un alud de tierra y lodo.
Maquinaria pesada iniciaron los trabajos para desalojar los caminos de la región mixe que quedaron bajo un alud de tierra y lodo. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

Con maquinaria pesada privada y comunitaria lograron retirar un alud de tierra y lodo que causó que 12 municipios de la región mixe estuvieran incomunicados por la vía terrestre durante cinco días, luego del terremoto de 8.2 grados en la escala de Richter, que sacudió el jueves pasado el sureste del país y que en Oaxaca dejó un saldo de 78 víctimas y más de un millón de damnificados.

El movimiento telúrico causó que se reportaran deslaves y se desgajaran cerros, cerrando la circulación en la carretera federal Mitla/Tehuantepec y la carretera 179 donde se registraron más de 70 deslaves y la caída de rocas descomunales.


El cierre de los caminos causó que los pobladores se atrevieran a sacar a sus lesionados, cruzándolos a pie y en camillas por los deslaves, avanzado por caminos sinuosos hasta arribar a pueblos circunvecinos para que lograran ser atendidos, finalmente resultaron ser canalizados a las unidades médicas del Valle de Tlacolula.

El temblor causó además fisuras en algunos cerros y rompió caídas de agua naturales que ahora parecen cascadas e inundan parte de la carretera, como ocurre con la que conduce de la población de Yacochi a Zacatepec.

LOS DAÑOS

La zona Mixe principalmente, la zona alta, ubicada a dos mil 500 metros sobre el nivel del mar, fue severamente afectada, y se advierte por parte de autoridades municipales de la región de daños estructurales en 500 viviendas, y en una decena de escuelas, principalmente en los municipios de San Pedro y San Pablo Ayutla, Tamazulapam del Espíritu Santo, Santa María Yacochi, Santiago Choapam, Camotlán, Quetzaltepec y Santiago Zacatepec, en donde aún no hay telefonía, servicios de internet y energía eléctrica además de que los víveres y alimentos empiezan a escasear en los comedores comunitarios.

Maribel Alejo Cristóbal, regidora de Salud y Cruz Romero, secretario municipal de Santiago Zacatepec, demandaron que el gobierno federal y estatal volteen la mirada hacia las zona de la serranía que están en condición de desastre por el sismo.

"La ayuda solo debe ser canalizada en el Istmo de Tehuantepec, aquí también tenemos destrucciones y daños, no queremos que se nos olvide y se nos siga ignorando como ha pasado con otros fenómenos naturales en otros años.


Aceptaron que luego de ocurrido el sismos alertaron a las autoridades estatales, principalmente a la Coordinación de Protección Civil de la emergencia que viven los habitantes de sus pueblos, y se les notificó que ante la interrupción de las carreteras por los deslaves y desgajamientos de cerros se pondría en operación un puente aéreo para trasladar ayuda alimentaria, medicamentos, agua y cobijas, pero jamás sobrevoló, ni aterrizo un helicóptero por zona.

Por ello la presidenta municipal, Estroberta Ramirez López partió con una comisión de ciudadanos a la Ciudad de México para presentar ante la Secretaría de Gobernación (Segob) una solicitud de ayuda humanitaria para la región Mixe.

En tanto, Victoria Vásquez Jiménez, secretaria municipal de Santa María Yacochi, demandó la presencia de peritos especialistas en la zona alta de los mixes y de personal de la Sedatu, para evaluar y censar los inmuebles dañados, las escuelas y las viviendas a fin de que sean tomados en cuenta en la declaratoria de desastre y puedan realizarse su reconstrucción.

ANTES LA NULA AYUDA, MIXES SE ORGANIZAN E INICIAN RECONSTRUCCIÓN DE SUS VIVIENDAS

Ante la desesperación y la falta de ayuda humanitaria de parte del gobierno estatal y federal, los pobladores de Santa María Zacatepec, se organizaron en base a sus usos y costumbres y como faena y tequio comunitaria, trabajan para retirar los escombros y ayudar a los afectados por la pérdidas de sus viviendas a reconstruirla con adobes elaboradas a base de tierra, lodo y arcilla.


"Aquí en nuestra tierra se nos ha enseñado desde niños a realizar adobes, los hacemos con tierra y lodo y vamos a trabajar en su elaboración para ayudar a nuestros hermanos en desgracia, ojala y el gobierno apoyara con la entrega de láminas para colocar las techumbres que se desplomaron".