Gobierno pide donar casas de campaña para damnificados

Gran parte de los damnificados por el sismo del pasado jueves duerme a la intemperie ante el peligro que implica hacerlo dentro de sus viviendas.

México

El gobierno federal llamó a la sociedad civil a apoyar con casas de campaña, además de víveres, a la población damnificada por el sismo de magnitud 8.2 que sacudió el Istmo de Tehuantepec, el pasado 7 de septiembre.

Gran parte de los afectados duerme al aire libre ante el riesgo que implica permanecer en el interior de sus hogares dañados o perdieron totalmente sus viviendas y requieren lo mínimo para protegerse del clima.

A través de su cuenta de Twitter @gobmx, el gobierno mexicano destaca que “en la emergencia también se requiere donar casas de campaña para las familias que perdieron sus hogares”, y pide a la ciudadanía llevarlas a los centros de acopio que ha instalado la Cruz Roja, donde se reciben víveres, como alimentos no perecederos, productos para limpieza y de higiene personal, enre otros productos.

“Acude a los Centros de Acopio de la @CruzRoja_MX y dona casas de campaña para todas las familias de Oaxaca y Chiapas. #FuerzaMéxico”, indica en el Tuit.

La Cruz Roja informó que el pasado lunes envío 600 casas de campaña para la población damnificada, pero tras el llamado del gobierno federal, ayer solo fueron donadas dos tiendas de campaña, señaló Fernando Rivera, coordinador de Voluntarios de la institución.

EVALUACIÓN

La secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles, encabezó el inicio del censo de evaluación de daños en viviendas en Juchitán, Oaxaca, municipio afectado por el temblor.

“Ya iniciamos el censo porque es lo más importante, vamos a ir casa por casa para verificar que es el dueño o la dueña, y haya una afectación para que la ayuda le llegue verdaderamente a quienes más lo necesitan, esa es la instrucción que tenemos del Presidente”, afirmó.

En compañía del gobernador de la entidad, Alejandro Murat, y el subsecretario de Gobernación, René Juárez, responsable del gobierno de la República en la localidad, Robles señaló que en coordinación con diversas instancias de los tres niveles de gobierno se conformaron brigadas, que estarán debidamente identificadas para entrevistar a cada uno de los afectados, y aclaró que a nadie se le pedirá ninguna identificación.

“Pasarán nuestras brigadas y les van a dejar un folio a las familias afectadas, el cual es muy importante, porque ese registro será el equivalente al apoyo que recibirán del gobierno de la República.

“No les tienen que pedir nada, no se requiere ningún documento, porque partimos del punto que somos una familia y nadie vendrá a mentirnos, a decir esta es mi casa cuando no lo es, y si alguien lo hace, para eso están ustedes, los vecinos para decirnos que no es la dueña de la casa”, enfatizó.

La funcionaria subrayó que el folio servirá que “para que nadie se pase de listo, porque luego llegan líderes con listas con gente que ni siquiera resultó afectada, tenemos que ir con los verdaderos damnificados, y por eso el folio es casa por casa, sin intermediarios”, señaló.

El Infonavit también participa en el censo para determinar el número de viviendas afectadas en Chiapas y Oaxaca.

Además, el instituto instaló mesas de atención a los derechohabientes para que aquellos que cuentan con un crédito vigente hagan válido el pago del seguro de daños.

EVITAR RAPIÑA

El comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, y el titular de la Policía Federal, Manelich Castilla, acordaron con los pobladores de Juchitán, Oaxaca, reforzar las labores de vigilancia en la zona.

Sales y Castilla anunciaron el reforzamiento de patrullajes para evitar actos de rapiña y reabrir la totalidad de los supermercados, muchos de los cuales ya operan.

Ambos supervisaron el reparto de víveres en esta comunidad, la más devastada por el sismo. Los funcionarios acudieron con un cargamento de agua y despensas al Instituto Tecnológico de Juchitán, habilitado como albergue.

MÉXICO, ATENDERÁ CON EFICACIA LA CRISIS, DICE MEADE

Ante inversionistas y analistas en Nueva York, Estados Unidos, el titular de Hacienda, José Antonio Meade, dijo que México tiene una sólida estructura financiera que permitirá enfrentar con eficacia la crisis que se vive en Chiapas y Oaxaca, estados afectados por el sismo de la semana pasada.

“México tiene una estructura financiera que ha venido construyendo a través de los años y que nos permite una combinación de recursos presupuestales, de acceso a seguros, de acceso incluso al mercado de deuda para administrar el riesgo, a través de bonos catastróficos, para hacerle frente a lo que hoy tenemos por delante, para hacerlo con cercanía, con eficacia”.

Dijo que son tres etapas las que se enfrentan: “Superar la emergencia, hacer un buen diagnóstico de los daños y una buena política pública, y acompañar los procesos de recuperación y restablecimiento”.

Ante inversionistas de J.P Morgan y miembros del consejo global de administración del Grupo HSBC, entre otros, el secretario dijo que desde su última visita a NY el panorama y la perspectiva de  México ha cambiado, pero la narrativa sigue siendo la misma.

Con información de Silvia Rodríguez/México.